Estadísticas sobre Accidentes y Enfermedades de Trabajo correspondientes al año 2009

Durante el año 2009, se registraron en el ámbito nacional 395 mil 024 accidentes de trabajo, cifra 3.9 por ciento inferior a la del año inmediato anterior, en tanto que el número de trabajadores afiliados al Instituto Mexicano del Seguro Social, disminuyó 3.13 por ciento respecto a 2008.

 

Contribuyeron con 80.5 por ciento del ajuste hacia la baja los estados de Coahuila, Jalisco y Nuevo León.

La tasa de accidentes por cada cien trabajadores fue de 2.86, 0.02 décimas inferior que la de 2008.

Por lo que respecta a las enfermedades de trabajo, pasaron de 3 mil 681 en 2008 a 4 mil 101 en 2009, lo que representa un incremento de 11.4 por ciento. El 83.3 por ciento del aumento en las enfermedades profesionales correspondió a los estados de Zacatecas, Sonora y Veracruz.

En el año 2009, la tasa de enfermedades por cada diez mil trabajadores fue de 2.97, 0.39 décimas mayor que la de 2008.

 

En lo concerniente a las incapacidades por riesgos de trabajo, se presentó un aumento de 7.1 por ciento en relación a 2008, al pasar de 17 mil 487 a 18 mil 721. El 95.7 por ciento del incremento en este rubro, se concentró en los estados de Zacatecas, Aguascalientes, Sonora, Hidalgo, Chihuahua y Nuevo León.

Por lo que se refiere a las defunciones por accidentes y enfermedades de trabajo, en 2009 ocurrieron un mil 109 decesos, 2.1 por ciento menos que en el ejercicio anterior.

 

Los accidentes de trayecto disminuyeron 1.5 por ciento respecto de 2008; las incapacidades por igual concepto se incrementaron 16.1 por ciento, mientras que las defunciones bajaron 7.2 por ciento.

 

Por otra parte, el 70.8 por ciento de los accidentes afectaron seis regiones anatómicas: muñeca y mano, 23.5 por ciento; tobillo y pie, 11.7 por ciento; cabeza y cuello (excluye lesión en ojos y sus anexos), 9.9 por ciento; abdomen, región lumbosacra, columna lumbar y pelvis, 9.4 por ciento; miembro inferior (excluye tobillo y pie), 8.7 por ciento, y miembro superior (excluye muñeca y mano), 7.6 por ciento.

 

El 74.2 por ciento de los accidentes de trabajo tuvieron su origen en cinco tipos de lesiones: traumatismos superficiales, 24.2 por ciento; luxaciones, esguinces y desgarros, 21.5 por ciento; heridas, 17.0 por ciento; fracturas, 7.1 por ciento, y traumatismos, 4.4 por ciento.

En ocho ocupaciones, se concentró el 37.3 por ciento de los accidentes de trabajo: peones de carga, 8.7 por ciento; empleados de servicios de apoyo a la producción, 6.5 por ciento; vendedores y demostradores de tiendas y almacenes, 5.7 por ciento; operadores de máquinas y herramientas, 4.6 por ciento; limpiadores de oficinas, hoteles y otros establecimientos, 3.3 por ciento; embaladores manuales y otros peones de la industria manufacturera, 3.2 por ciento; cocineros, 2.7 por ciento, y albañiles y mamposteros, 2.6 por ciento.

 

Según la naturaleza de la lesión, el 61.8 por ciento de las enfermedades de trabajo correspondieron a los siguientes tres tipos: hipoacusia conductiva y neurosensorial, 34.9 por ciento; neumoconiosis, 16.6 por ciento, y afecciones respiratorias debidas a inhalación de gases, humos, vapores y sustancias químicas, 10.3 por ciento.

Conforme a la naturaleza de la lesión, el 51 por ciento de las incapacidades permanentes se derivaron de diez tipos: amputación traumática de la muñeca y de la mano, 10.5 por ciento; fractura a nivel de la muñeca y de la mano, 8.6 por ciento; hipoacusia conductiva y neurosensorial, 7.2 por ciento; fractura de la pierna, inclusive el tobillo, 5.9 por ciento; fractura del antebrazo, 4.4 por ciento; herida de la muñeca y de la mano, 4.1 por ciento; neumoconiosis, 3.7 por ciento; fractura del fémur, 2.6 por ciento, y fractura del hombro y del brazo, así como afecciones respiratorias debidas a inhalación de gases, humos, vapores y sustancias químicas, 2.0 por ciento, cada una.

El 69 por ciento de las defunciones tuvieron su origen en las siguientes lesiones: traumatismo intracraneal, 21.4 por ciento; fractura de huesos del cráneo y de la cara, 13.7 por ciento; traumatismos que afectan múltiples regiones del cuerpo, 12.1 por ciento; traumatismo de otros órganos intratorácicos y de los no especificados, 5.0 por ciento; quemaduras y corrosiones, 4.5 por ciento; traumatismo por aplastamiento de la cabeza, 4.2 por ciento; traumatismo superficial de la cabeza, 3.2 por ciento; traumatismo de órganos intraabdominales, 2.6 por ciento, y traumatismo superficial del tórax, 2.3 por ciento.

Por último, en relación con la emisión de dictámenes de invalidez, el 61.7 por ciento de éstos obedecieron a los siguientes tipos: diabetes mellitus, 14.3 por ciento; tumores (neoplasias) malignos, 10.4 por ciento; dorsospatías, 9.5 por ciento; artropatías, 8.2 por ciento; insuficiencia renal, 8.0 por ciento; enfermedades cerebrovasculares, 3.5 por ciento; parálisis cerebral y otros síndromes paralíticos, 2.7 por ciento; enfermedades isquémicas del corazón, 2.6 por ciento, y trastornos de la coroides y de la retina, 2.5 por ciento.

 

Estadísticas sobre Accidentes y Enfermedades de Trabajo 2009.